Literatura y Abogacía: un maridaje que da frutos

0

Creciente número de publicaciones de abogados de Jerez

El ICABJ está de enhorabuena. La vertiente literaria, que fluye en la vida personal de compañeras y compañeros letrados, pone de manifiesto el potencial que atesoran para contar historias nacidas de su imaginación, creatividad y, por supuesto, de su talento.

Y, a modo de ejemplo, citamos las cuatro últimas publicaciones a las que hemos podido asistir y que protagonizan miembros del Ilustre Colegio de Abogados de Jerez. No son los primeros autores letrados ni serán los últimos que den rienda suelta a su imaginación para plasmar obras que nos trasladen a otras épocas, ambientes, costumbres o pasiones.

Son abogadas y abogados que un buen día decidieron no esconder su amor por la escritura y saltaron respetuosamente al escenario literario.

Es el caso de Aurelia María Romero Coloma, que no dudó en introducir a los lectores de ‘El sueño de la razón produce monstruos’ (M.A.R. Editores, 2015) en los rasgos más personales de la vida de Francisco de Goya, más allá de lienzos, pinceles y óleos, sus facetas más ocultas y tiernas y sus ansias de libertad. En el libro, ambientado en los reinados de Carlos IV o Fernando VII y en la invasión francesa la autora pone especial énfasis en la enfermedad del genial pintor, que le llevó a la sordera, desembocando esta adversidad en, por ejemplo, las ‘Pinturas Negras’ o los ‘Caprichos’, colección ésta de grabados entre los cuales se encuentra el que da título a esta novela.

La pasión por el tesoro inigualable que es el vino de Jerez inspiró a otra abogada jerezana, Carmen Oteo Barranco, a profundizar en su primer libro sobre una parcela tan responsable como a la vez comprometida.
Según expone la propia autora, ‘Las lágrimas del vino: trazos de memoria de Manuel Domecq Zurita’ (Renacimiento, 2014) recoge la historia personal de este insigne personaje bodeguero, dando fé de una época gloriosa para el vino de Jerez y el Jerez del vino: amor y lujo, tradición, tipismo, eco y anécdotas de las grandes estirpes bodegueras.

El Jerez del siglo XVIII es el escenario de ‘Llamé al Cielo y no me oyó’ (Martínez Roca, 2015), de Juan Pedro Cosano Alarcón. La trama de esta novela, cuyo protagonista es el Abogado de Pobres (que diera título al anterior libro de Cosano), nos sitúa en la lucha entre la justicia y el poder. Una mujer, asesinada a puñaladas, puede ser la clave para demostrar la inocencia de la principal sospechosa del crimen. Una chica criada en el mismo orfanato en el trabajaba la víctima. Una historia en la que la falta de escrúpulos se mezcla con el ansia por una de principales fortunas del Jerez de aquellos años.

Y de nuevo, alrededor del vino de Jerez, ‘El velo y la flor’ (Fanes, 2015) da título al nuevo libro de Margarita Martín Ortiz. La historia, que se desarrolla en el Jerez de los años 50 del siglo XX en el seno de una familia bodeguera, narra la existencia de unos pocos afortunados, llena de lujos. Refleja el amor al vino, el peso de la herencia familiar y la fuerza ineludible de las pasiones humanas. Su protagonista, Juan Bosco Velasco, es hijo, nieto y bisnieto de bodegueros jerezanos que, con sólo dieciséis años, ha de hacerse cargo de la empresa familiar, al morir su padre de manera repentina. El joven tendrá que luchar contra los criterios impuestos por su familia.

En definitiva, cuatro libros, cuatro firmas y cuatro personas dedicadas a la abogacía que, en su parcela personal, comparten su pasión por escribir.

libro-carmen-oteolibro-aurelialibro-margarita-martnn libro-juan-pedro-cosano

Compartir

Comentarios cerrados.