Marcos Camacho: “Me voy tranquilo y contento con el trabajo realizado y estoy convencido de que habrá un buen relevo”

0

Balance de 10 años de decanato 

La decisión de Marcos Camacho, decano del Colegio de Abogados de Jerez, de no volver a presentarse a una tercera reelección ha motivado el interés de los medios de comunicación, que en las últimas semanas han dado voz al nuevo proceso electoral de la institución, prestando especial atención al balance de Marcos Camacho tras diez años al frente del decanato.

Así, el decano de ICAB Jerez ha sido entrevistado en distintos medios de prensa escrita, como en radio y televisión. En todas sus declaraciones, Marcos Camacho destaca la satisfacción de una intensa etapa cumplida como representante de los abogados jerezanos con un balance muy positivo, “me voy tranquilo y contento con el trabajo realizado”, y mostrando su agradecimiento “a mis compañeros por serlo durante diez años, a mi junta de gobierno y al personal del Colegio por su colaboración y trabajo más allá de sus funciones en muchas ocasiones” y, por supuesto, a su familia.

El decano ha explicado además que renuncia a una tercera reelección y da un paso al lado para facilitar la llegada de una nueva junta de gobierno con nuevas ideas y nuevos retos que afrontar. En este sentido, está convencido de que tendrá “un buen relevo”, destacando que se hayan presentado distintas candidaturas a las elecciones del próximo 17 de noviembre.

De sus diez años como decano, Marcos Camacho hace hincapié en la importancia de conseguir la sanidad universal, “objetivo que me motivó a presentarme a decano”, la reducción de las cuotas colegiales, haber transformado el Colegio y convertirlo en un prestador de servicios para el colegiado. “Actualmente, prestamos muchos servicios de valor añadido que le costarían más de 3.000 o 4.000 euros al año tenerlos a cualquier colegiado. Somos de los colegios que más servicios prestan a sus colegiados”.

Otro punto de su gestión que destaca es la creación de la fundación de ayuda social al colegiado, ‘Forum Astense’. “También es destacable que hemos sido el segundo colegio de España que instaló la Oficina de Intermediación Hipotecaria en la crisis económica, además de ser el primero en incorporarse al master profesional. Ya estamos en la novena promoción”.

Un Colegio de Abogados vivo, que era uno de los principales objetivos del decano, se ha visto reflejado en hechos tales como que “hemos estado involucrados en la vida social de la ciudad y de la provincia a través de los distintos Consejos Económicos y Sociales, en la UCA, en el Patronato de Consumidores y Usuarios de Cádiz… A nivel de formación hemos demostrado estar en primera línea. Hemos sido revolucionarios en la formación de los abogados con cursos de especialistas que duran un año completo, los cuales han tenido gran aceptación, o la celebración de numerosas jornadas de actualidad con ponentes de primera línea”.

Asimismo, en un mundo conectado digitalmente, la comunicación es esencial: “En temas de comunicación corporativa hemos hecho una gran labor. Nos dieron el premio al colegio de menos de 1.000 colegiados con mayor influencia en las redes sociales. Además hemos puesto a disposición de los letrados bases de datos, software de gestión de despachos o una sala para asistir a juicios telemáticos”.

Entre lo que ha quedado pendiente, Marcos Camacho asegura que “en ese capítulo se encuentra que la sociedad no reconozca la profesión en el lugar que se merece. No está reconocida, al abogado no se le ve como un solucionador de problemas. Lo que piensa el ciudadano es que el abogado le va a costar el dinero y eso no sucede con otras profesiones. Al médico, por el contrario, sí se le reconoce. Conseguir ese reconocimiento es el mayor reto que quedó pendiente”.

Vocación de servicio

Otra de las cuestiones que ha planteado Marcos Camacho en sus entrevistas ha sido la imprescindible vocación de servicio que va aparejada al cargo de decano. En este sentido, ha manifestado que “es muy complicado de compaginar con el despacho porque el Decanato requiere mucho tiempo. Durante diez años todos los días he ido al Colegio. El Colegio de Abogados de Jerez tiene un gran reconocimiento entre los 83 que hay en España. Mantenerlo con ese reconocimiento exige presencia fuera de Jerez y yo, por ejemplo en la memoria de 2020 (del ejercicio 2019), he estado fuera de mi localidad 46 días. Son días lectivos que he quitado de mi trabajo de mi familia y de mi Jerez. Son más de dos meses de día laborables dedicados. Por lo tanto es cierto que exige un gran sacrificio. No te queda más remedio que poner toda la carne en el asador. Esos 46 días multiplicados por los 10 años de servicio deparan más de dos años y medio dedicados a la Abogacía. El que venga a esta responsabilidad sin vocación de servicio ni tiempo mal le va a ir”.

*A continuación, enlace de la última entrevista realizada el pasado 27 de octubre en Onda Jerez TV.

 

Compartir

Comentarios cerrados.